PLATAFORMA CIUDADANA “AIRE LIMPIO NORTE: NI VERTEDERO, NI INCINERADORA. RESIDUO CERO”.

La Plataforma Ciudadana “AIRE LIMPIO NORTE”, es un proceso colectivo, en el cual un grupo de vecinos/ciudadanos, expresamos un conjunto de reivindicaciones, solicitudes y/o necesidades, en relación al cierre del vertedero de Colmenar Viejo, la no transformación del mismo en una planta Incineradora, y como objetivo final, implantar políticas de gestión de residuos en el Municipio, encaminadas al “Residuo 0”.

Para ello establecemos una serie de principios y objetivos a conseguir:

Los protagonistas serán los propios vecinos de Colmenar Viejo y de otros municipios afectados, o que solidariamente quieran sumarse, por tanto, la Plataforma no pertenece a ningún partido político, y como tal, no existe jerarquía ni estructura piramidal, ni composición o decisiones representativas. Es un espacio de participación ciudadana y un medio para consecución de los objetivos previstos (cierre del vertedero, no implantación de la incineradora, políticas de encaminadas al residuo 0), donde se asumen y ejercen derechos y obligaciones como ciudadanía.

Entendemos que no son necesarios estatutos, ni darse de alta en registro alguno para actuar, simplemente elaboramos este documento, en el que se exponen los objetivos de la plataforma, para que cualquier persona interesada pueda adherirse a la misma, mediante firma en el pliego de adhesión.

Queremos proteger el medio ambiente y la salud de los colmenareños, mediante el cierre del macrovertedero de Colmenar (perteneciente a la Mancomunidad del Noroeste), la no instalación en sustitución del mismo de una Incineradora, así como la implantación progresiva de medidas tendente a la prevención, la reutilización y el reciclado de residuos, teniendo como objetivo final el Residuo 0, en el término municipal, y en la Comarca.

NO AL VERTEDERO, NO A LA INCINERADORA DE RESIDUOS:

– La Estrategia de gestión sostenible de los residuos de la Comunidad de Madrid (2017-2024), opta por invertir la jerarquía de residuos, manteniendo como alternativas claras para su eliminación, el depósito en vertedero y la incineración (una de las técnicas más desfavorables para el medio ambiente, dentro de la llamada valoración energética), incluso aumentando el número de centros dedicados a la valorización energética (uno en el Sur y otro en el Norte, probablemente en Colmenar Viejo).

Esta Plataforma ciudadana, considera errónea dicha Estrategia, que de aplicarse, no servirá para proteger el medio ambiente ni la salud humana. En este sentido, los argumentos legales a favor del cierre del vertedero y la no instalación de la incineradora, son contundentes:

1)      Se estaría yendo contra lo marcado por la Comisión Europea, que en su “informe sobre el uso eficiente de los recursos naturales para contribuir al crecimiento económico de la UE y a la protección del medio ambiente”, aprobado mayoritariamente por el Parlamento Europeo, “exige la eliminación de vertederos e incineradoras en 2020”.

2)      Se va contra la política de medio ambiente acordada en la Unión Europea, que en su VII Programa General de Acción en esta materia y hasta 2020, llamado “Vivir bien respetando los límites de nuestro planeta” acuerda, proteger el medio ambiente y la salud humana, mediante la prevención o reducción de los impactos adversos de la generación y gestión de los residuos, la reducción del impacto global de los recursos y mejora de la eficacia de su uso, aplicando la jerarquía de residuos:

1)      Prevención

2)      Preparación para la reutilización

3)      Reciclado

4)      Valorización energética

5)      Eliminación  

Se iría también, contra el informe de 8 de mayo de 2012, de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, sobre una Europa que utilice eficazmente los recursos, votado a favor e incluyéndose en la Resolución del Parlamento Europeo, de 25 de abril de 2012, que señala lo siguiente:

“Pide a la Comisión que racionalice el acervo en materia de residuos considerando la jerarquía de residuos y la necesidad de eliminar casi por completo los desechos residuales; pide, por tanto, a la Comisión que presente propuestas antes de 2014 con el propósito de implantar gradualmente una prohibición general de los vertederos de residuos a escala europea y de eliminar progresivamente, hasta finales de esta década, la incineración de residuos reciclables y compostables; pide que esta acción vaya acompañada de medidas de transición adecuadas, como un mayor desarrollo de normas comunes basadas en el planteamiento del ciclo de vida; pide a la Comisión que revise los objetivos de reciclaje para 2020 de la Directiva marco relativa a los residuos…”.

Se actuaría contra la Directiva Marco de residuos 2008/98, que plantea como objetivo para 2020, que la preparación para la reutilización y el reciclado de residuos de materiales, tales como, papel, metales, plástico y vidrio, deberán aumentarse como mínimo hasta un 50% del global de su peso. Porque los residuos son un recurso valioso, que no debe perderse por eliminación.

Se contraviene también, la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, que establece para antes de 2020, la cantidad de residuos domésticos y comerciales destinados a la preparación para la reutilización y el reciclado para las fracciones de papel, metales, vidrio, plástico, biorresiduos u otras fracciones reciclables, deberá alcanzar, en conjunto, como mínimo el 50% en peso.

Contradice lo establecido en el Programa Estatal de Prevención de Residuos 2014-2020, configurado en cuatro líneas estratégicas sobre prevención de residuos:

  •         Reducción de la cantidad de residuos.
  •         Reutilización y alargamiento de la vida útil de los productos.
  •         Reducción del contenido de sustancias nocivas en materiales y productos.
  •         Reducción de los impactos adversos de los residuos generados, en la salud humana y el medio ambiente.

Incumple los pronunciamientos de la Justicia Europea: “una incineradora, porque es construida para eliminar residuos, debe ser considerada una planta de eliminación, incluso si dispone de maneras de recuperar la energía que genera cuando quema residuos”. (Sentencia del Tribunal Europeo de Justicia. caso C-458/00, de 2003).

RESIDUO CERO:

Significa:

– Un diseño y gestión de los productos y los procesos, que reduzcan el volumen y la toxicidad de los materiales que conforman los residuos, conserven y recuperen los recursos naturales y no acaben enterrados o incinerados.

Consiste en:

– Un cambio cultural, sobre los patrones de producción, basados en el consumo y el usar y tirar, creyendo que vivimos en un mundo de recursos infinitos.

– Implicación de la comunidad, mediante la educación y participación, para implantar un plan de residuo 0.

– Cambios en los sistemas de producción y gestión de residuos, mediante la reducción de residuos para su progresiva eliminación, la recogida selectiva hasta alcanzar tasas de reciclaje hasta del 90%.

– Reducción de la fracción rechazo, alcanzando una a pequeña fracción de residuos que no es reutilizable, reciclable ni compostable, haciéndola visible para centrar esfuerzos en su desaparición.

– Desaparición progresiva de las infraestructuras de eliminación (vertederos e incineradoras), y sustitución por otras que incrementen las tasas de reducción y reciclaje de residuos.

– Consideración del valor de los residuos como materias primas y no desperdicios sin valor.

– Opción por una economía social, circular e hipocarbónica, que respete la diversidad de los ecosistemas, incremente la cohesión social, cree riqueza y puestos de trabajo mediante el I+D+I, protegiendo el medio ambiente y la salud de las personas.

EFECTOS EN LA SALUD DERIVADOS DE LA INCINERACIÓN DE RESIDUOS:

Algunos de los riesgos derivados de la eliminación de residuos conforme a las evidencias seguras más importantes, derivados de la incineración de residuos son:

1)      Las incineradoras no pueden limpiar los residuos con los que se alimentan. Si el mercurio, cadmio y otros metales pesados entran en las incineradoras, emitirán metales pesados con seguridad.

2)      La quema de residuos produce dioxinas y otros compuestos tóxicos, bioacumulativos y persistentes. Éstos son, o bien atrapados en las escorias y en las cenizas volantes, o liberados hacia la atmósfera en los gases de chimenea.

3)      Estudios contrastados, evidencian firmemente que las comunidades que viven cerca de incineradoras (en radios de acción de 10 km, y, en función de los vientos dominantes incluso mayores), sufren un aumento de la incidencia de cáncer y problemas respiratorios, entre otros.

Sobre la incineración de residuos, podemos afirmar claramente que:

         afecta a la salud y al medio ambiente.

         emite numerosos compuestos tóxicos, (entre otros, metales pesados y compuestos orgánicos persistentes como las dioxinas y furanos), que pasan al medio (campos aire y aguas) a la fauna y ganadería, y finalmente a los humanos.

         destruye recursos materiales que convierte en cenizas tóxicas, gases y líquidos contaminantes.

         dificulta que se apliquen políticas avanzadas de reducción, reutilización y reciclaje, ya que para ser rentables necesitan una cantidad constante de residuos que quemar.

         contribuye al calentamiento global pues emiten gases de efecto invernadero.

         derrocha energía, ya que la que se genera es muy baja si la comparamos con la que nos ahorraríamos reciclando los mismos materiales.

PROBLEMAS DERIVADOS DEL ALMACENAMIENTO DE RESIDUOS EN VERTEDERO:

El almacenamiento superficial de residuos sobre el terreno (30 años en el caso del Vertedero de Colmenar Viejo), conlleva varios factores de riesgo, tanto naturales, como de origen humano, acumulables durante el tiempo, y capaces de liberar los contaminantes de los residuos depositados, posibilitando su propagación en el medio, siendo sus principales problemas:

AGUA

  • Producción de lixiviados por percolación de las aguas de lluvia a través de los residuos y de infiltración de aguas superficiales.
  • Arrastre de residuos por escorrentía de aguas superficiales.
  • Dispersión de lixiviados por aguas superficiales.
  • Dispersión de lixiviados por aguas subterráneas.

AIRE

  • Dispersión aérea de residuos: emisión e inmisión de residuos.
  • Producción de gases contaminantes y de efecto invernadero y olores.
  • Dispersión aérea de suelos contaminados.

Además otro problema es la técnica de:

ARRASTRE MECÁNICO

  • Dispersión mecánica por arrastres de maquinaria.
  • Deslizamiento de terreno.
  • Rotura de diques de contención.

Concluyendo por tanto, que existen muchas razones para considerar la eliminación (en incineradora o en vertedero) como una opción desastrosa para la gestión de los residuos urbanos, que no debería contemplarse como alternativa dentro de las Estrategias de residuos Estatal y de la Comunidad de Madrid.

Desde la Plataforma manifestamos que No se puede incentivar la eliminación de residuos cuando ya existen alternativas mejores, y además, existe también un mandato de Europa, que prohíbe para 2020 los vertederos y la incineración de residuos reciclables y compostables, por lo que la Comunidad de Madrid debería apostar de forma clara, por una política de residuos tendente a la prevención, la reducción, la reutilización y el reciclaje, con el objetivo de Residuo O, evitando en lo posible su eliminación, sobre todo mediante técnicas, que ni son eficientes energéticamente, ni reducen residuos, sino que los acumulan o los queman, contaminando en el medio ambiente, y produciendo efectos negativos en la salud de las personas.